Literatura, reflexiones, pensamientos, fotografía, arte, musica, cine y cosas de actualidad

Sin categoría

¿Qué Pasa En Tu Cerebro Cuando Prestas Atención?

http://wp.me/p5xFDH-2i0


Audio original de la transmisión de la Guerra de los Mundos de Orson Welles

http://buscandolaverdad.es/2017/06/25/audio-original-de-la-transmision-de-la-guerra-de-los-mundos-de-orson-welles/


Breeze – Just the way you are (Bossa Nova version)

 


“Viviendo la música”

 

Gusto


“La luna rosa”

 

「雲が切れてきたのでHα改造カメラでストロベリームーンもう一枚。」のYahoo!検索(リアルタイム) - Twitter(ツイッター)、Facebookをリアルタイム検索


A veces no puedo con todo… y no pasa nada

https://lamenteesmaravillosa.com/

 

A veces no puedo con todo, a veces no alcanzo, no llego, no tengo bastantes manos, ojos y tiempo para todos y todo…. pero no pasa nada. En realidad no importa, porque saber dónde están mis límites y dónde terminan mis ganas es bueno y es saludable. Entender que yo también me necesito y que tengo derecho a decir “no puedo más” responde a la necesidad de no perder el aliento.

Puede parecer irónico, pero si hay un estado al que muchos hemos llegado es a “sentirnos cansados de estar cansados”. Es una experiencia vital abrumadora, no hay duda, porque no solo quedamos cautivos de un cuerpo que se siente agotado, sino que además en nuestra mente se baten dos voces nerviosas que se gritan al unísono. La primera no hace más que repetir aquello de “no te pares ahora, tienes muchas cosas que hacer”, mientras la otra, insiste en forma de letanía “pero si ya no doy más de mí”.

“¿De qué está uno harto cuando no puede más? De la vida misma. Del aburrimiento. Del cansancio que se siente cuando uno se mira al espejo por la mañana”

-Henning Mankell-

En estas situaciones no sirve de nada cantar el “Let It Go” de Frozen, ni pintar mandalas, ni tomarnos una tarde libre, ni desconectar de todo durante unas horas imaginando que somos los únicos habitantes de la Tierra, que estamos solos y que nada ni nadie requiere nuestra atención inmediata. Son tiritas temporales ante una herida más profunda, anestésicos que en cortan al hemorragia… pero difícilmente cicatrizantes que curan o reparan.

Porque lo creamos o no, hay cansancios que reflejan problemas subyacentes, procesos de estrés y ansiedad muy debilitantes. Lugares en los que nos topamos con la árida imposibilidad de pensar con claridad, de aunar adecuadas estrategias para afrontar un estado de ánimo que puede apagar nuestra vitalidad y hacer que caigamos enfermos.

Me siento “cansado de estar cansado”, agotado de no poder con mis responsabilidades

Para entender la complejidad de estas situaciones te pondremos un sencillo ejemplo en el que reflexionar. Carolina trabaja todos los días de 9 a 5 de la tarde. Cuando termina su jornada laboral se ocupa de su madre con Alzheimer. Todos los meses guarda una parte de su salario para poder pagarle un máster a su hermana pequeña, algo que su marido, actualmente desempleado, no sabe. Carolina quiere lo mejor para todos, desea atender bien a su madre, ofrecerle un buen futuro a su hermana y dar una imagen de normalidad ante su pareja.

El nivel de agotamiento físico y mental al que ha llegado de forma gradual nuestra protagonista es extremo. Hay días en que baraja otras opciones, quizá pagar a una persona para que le ayude con su madre, pero sabe que eso supondría no poder ahorrar para los estudios de su hermana.

Su cerebro busca alternativas y son los lóbulos frontales los que llevan a cabo esta afinada tarea de planificación, reflexión y análisis. Sin embargo, cuando no se hallan adecuadas salidas a los momentos más necesitados, entra en acción nuestro cerebro primitivo.

Es entonces cuando quedamos inmovilizados, cuando nuestra química cerebral cambia y la mente se convierte en un laberinto sin salida donde quedamos atrapados en el “haga lo que haga todo va a salir mal”. El corazón se acelera, las hormonas pierden su equilibrio y el demonio del miedo nos domina. Ese ciclón interno que todo lo arrasa sume a nuestra mente y a nuestro cuerpo en un estado tan intenso de sobre-activación, que el cansancio se instala en cada átomo, en cada fibra, en cada tendón y en cada parpadeo…

A veces no podrás con todo, pero no pasará NADA

“Tengo tantas cosas que hacer que no sé por dónde empezar, pero si no empiezo ya, luego será peor”. “Mi jefe me va echar si no termino esto”. “Mis padres se van a decepcionar si no voy esta tarde”… Si pensamos en esta y otras frases que orlan nuestro lenguaje, nos daremos cuenta de que vivimos enraizados en la inflexión del eterno condicional: si no hago esto es posible que…

“La mente no tiene límites, pero el cansancio sí”
-Syd Barrett-

Vivir en base a suposiciones asociadas casi siempre a lo catastrófico agota la mente y aniquila el ánimo, así de simple. Asumir con firmeza que en esta vida no se puede con todo es un principio de salud, de higiene emocional, porque quien lo carga todo sobre su espalda tarde o temprano acaba sin fuerzas. Por ello, te proponemos que reflexiones por un momento en las siguientes dimensiones, estamos seguros de que te servirán de ayuda.

¿Cansado de estar cansado? Es momento de cambiar el enfoque

Aunque sea duro admitirlo, a veces, somos nosotros los que caemos en nuestra propia trampa. Decirnos aquello de que “podemos con todo” es un sesgo muy peligroso, un error que corregir de forma adecuada integrando esquemas de pensamientos más integrativos, más auto-respetuosos. Estos serían algunos de ellos:

  • Cada día cuando te levantes, recuerda esta sencilla frase: “estoy haciendo lo mejor que puedo en este momento dados los recursos de los que dispongo y el estado en el que me encuentro”.

  • Evita esas trampas en las que a menudo caemos con nuestro lenguaje o pensamiento. En lugar de “no lo bastante bien, debo trabajar más duro para llegar a todos”, sustitúyelo por “voy a dar lo mejor de mi cada día y en cada instante, pero sin descuidar mi propia persona”.

  • Cuando te sientas agotado/a, cuando percibas que tu cuerpo no da más de sí… a pesar de haber descansado lo suficiente, analiza tus pensamientos. En ocasiones, lo que más desgasta es el propio desánimo, son los pensamientos rumiantes, el “no voy a llegar”, el “haga lo que haga no sirve de nada”.

    Por último, y no menos importante, es esencial que cuides y atiendas tus ritmos circadianos y tus rutinas. Tener tiempos de descanso, disponer de unas horas del día para ti, no significa ni mucho menos que rindas menos o que le falles a alguien: es salud, es equilibrio y es bienestar.

    Asimismo, tener la valentía de decir en voz alta que tienes límites, que no puedes más o que te niegas a asumir más responsabilidades, tampoco supondrá ninguna catástrofe, no se acabará el mundo, no caerán las estrellas del cielo, ni se marchitarán las flores…

    Si lo pruebas, si te atreves a ponerlo en práctica descubrirás que no pasará NADA…

A veces no estoy para todos… porque yo también me hago falta

A veces no estoy para nadie porque también yo me hago falta, también yo necesito escucharme, remendar mis espacios rotos, limar mis esquinas afiladas… Ver más »

 

La entrada A veces no puedo con todo… y no pasa nada aparece primero en La Mente es Maravillosa.


Destiny’s Child & Celine Dion – Emotion